Noticias – Adventistas

Jorge Rampogna

Jorge Rampogna

Biblia360

“Pensando la vida desde el punto de vista de Aquel que todo lo ve”

Selfie peligrosa

Mostrar a Jesús en nuestra selfie es lo que necesitamos para ser una luz en el mundo.

Confieso que cuando leí esta frase, que me llegó a uno de los tantos grupos de WhatsApp que tengo en mi celular, me pareció un poco dura. La cita dice así:

“El mundo en general ha rechazado el evangelio, porque en vez de mostrar una foto de Dios, hemos mostrado nuestra selfie

¿Por qué me pareció dura? Simple. Me hizo pensar en lo que, como cristiano, le estoy mostrando al mundo. ¿Cuál es el Dios que presento a quienes están cerca de mí? ¿Y tú?

Me parece que como cristianos, (esto lo digo en general y sin pensar en una denominación en particular), muchas veces estamos más preocupados por compartir una “religión” centrada en el ser humano. Presentando lo que nos gusta, lo que nos parece, lo que queremos, o lo que nos hace bien a nosotros mismos. Buscamos el menú religioso para nuestras vidas y así vamos avanzado en nuestra experiencia espiritual. Y como consecuencia, nos preocupamos más por presentar las formas de la religión en vez de mostrar la esencia de la religión: ¡Dios!

La gran ironía es que Dios nos llamó a ser luz a las naciones. (Mt.5:14). Ahora eso no significa que nos pidió para que mostremos nuestra “propia” luz. A nosotros mismos. Él, nos llamó para que mostremos su luz. Nos llamó para que seamos el reflejo de Dios en esta tierra. Jesús fue muy claro al respecto cuando dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” (Juan 8:12)

Me parece que es simple. La única manera que tenemos de ser luces para este mundo es, recibir primero la luz de Cristo en nuestras vidas. Él lo dijo de esta manera: “Permanezcan en mí y Yo en ustedes…” (Juan 15:4) De esta forma, cuando permanecemos en Él, dejaremos de mostrar nuestra selfie y mostraremos la “foto” de un Dios real para este mundo.

Vuelvo a lo que me parece que es el punto importante. Cada vez mostramos más de nosotros y menos de Dios. Pregunto: ¿nuestros cultos, nuestras alabanzas, meditaciones, servicios sociales, y todo lo que hacemos en nuestra vida religiosa, apuntan para Cristo? A veces pienso que, muchas denominaciones cristianas parecen más grupos de autoayuda o espectáculos bien montados, que iglesias. Usando técnicas humanas para crear experiencias “espirituales”, pero sin usar la Biblia para presentar a un Dios real que tiene poder de cambiar el corazón de un pecador. Necesitamos ser realistas, la solución para los promesas de este mundo no están en ti o en mí, o en una religiosidad externa. La solución está solo en Cristo Jesús, Nuestro Señor y Salvador.

Ahora bien, con lo que dije hasta aquí no significa que debo quedarme de brazos cruzados y no hacer nada para mostrar a Cristo a través de mi vida. ¡Claro que NO! Dios nos llamó para que seamos testigos a otros de su poder. Tú y yo somos la única “foto” de Dios que muchas personas podrán ver en sus vidas. El mismo Jesús lo dijo en estas palabras:

“Cuando venga… El Espíritu Santo… Él dará testimonio de mí. Y ustedes darán testimonio también, porque ustedes han estado conmigo…”. (Juan 15:26-27)

¿Por qué estoy pensando en esto junto contigo? Creo que llegó el momento de ser cristianos reales, genuinos, que podamos decir con nuestros actos que seguimos a Jesús. Que podamos mostrar más la foto de Jesús con nuestras vidas que nuestra propia foto… Como dijo Pablo: “Así que sigan mi ejemplo, como yo sigo el ejemplo de Cristo.” (1 Corintios 11:1 TLA)

Mostrar a JESÚS será una realidad en nuestras vidas cuando de verdad abandonemos el yo, abandonemos nuestros deseos personales y nuestro orgullo a los pies del Maestro.  Cuando podamos decir: “…ya no soy yo el que vive, sino que es Jesucristo el que vive en mí. Y ahora vivo gracias a mi confianza en el Hijo de Dios, porque él me amó y quiso morir para salvarme”. (Gálatas 2:20 TLA)

Basta de selfies espirituales y vamos a mostrar la foto de Dios a este mundo que necesita del único y maravilloso Salvador. ¿Estás listo? ¡Yo quiero ser parte de la generación que muestra a Cristo con sus acciones, pensamientos, actitudes, con SU VIDA. ¿Puede Dios contar contigo?

Estoy orando para que Dios haga esa transformación en mi vida y también en la tuya.

¡Un súper abrazo cibernético para ti!

Pr. Jorge

WordPress Image Lightbox Plugin