Noticias – Adventistas

Hildemar Santos

Hildemar Santos

Salud y Espiritualidad

Cómo prevenir enfermedades y tener una vida saludable.

Octubre rosa y la prevención del cáncer de mama

El enfoque más importante de la prevención es el diagnóstico precoz de la enfermedad.

Octubre es el mes en todo el mundo dedicado a la prevención del cáncer de mama. En Brasil, el cáncer de mama es el más frecuente entre las mujeres (excluyendo el cáncer de piel) y la mayor causa de muerte por cáncer, además de ser la segunda causa de muerte en mujeres, le sigue al ataque cardíaco.

El enfoque más importante de la prevención es el diagnóstico precoz de la enfermedad. Toda mujer de 29 años para arriba debería saber examinar sus senos y someterse a un examen clínico en el cual el médico examina de manera apropiada los senos. Después de los cuarenta, todas las mujeres deberían hacerse una mamografía y verificar si existe una historia familiar de cáncer. En promedio, de 55 a 60% de las mujeres con el gen positivo para BRCA1 tendrán cáncer de mama y el 45% de las que tienen el BRCA2. El riesgo de cáncer de mama en mujeres que no tienen los genes positivos es de 12%.

El cáncer afecta más a las mujeres que tienen mayor exposición a la hormona femenina estrógeno. Así, la menarca precoz y la menopausia tardía aumentan el riesgo. Las jóvenes de hoy comienzan su menstruación en general en torno a los 12 y 13 años. En el pasado, el promedio era entre 18 y 19 años. Otros factores que aumentan la exposición al estrógeno son: no tener hijos, tener hijos después de los 35 años, casarse muy tarde y no amamantar.

En términos de estilo de vida, hay mucho que considerar. El tabaco aumenta el riesgo como también el alcohol, la falta de ejercicio, el exceso de peso, la dieta rica en grasa y alimentos procesados y refinados. Las bebidas alcohólicas aumentan el riesgo de cáncer de mama independiente de la dosis ingerida. El control de peso es fundamental, pues la obesidad aumenta el riesgo de cáncer principalmente en mujeres después de la menopausia. El uso de hormonas para el control de los síntomas de la menopausia también aumenta el riesgo de cáncer, pero en relación a las hormonas anticonceptivas no hay una conclusión de si estas aumentan o disminuyen el riesgo de cáncer.

En relación a la dieta, mi opinión es seguir una dieta rica en frutas y vegetales, vegetariana de preferencia y evitar grasas saturadas, especialmente la carne roja y los quesos. Consumir más frutas y vegetales aumenta la cantidad de antioxidantes y fibras los cuales tienen propiedades anticancerígenas. Usar soya y productos de soya está indicado pues en varios estudios las mujeres con alto consumo de soya y derivados tienen menor incidencia de cáncer. Y, finalmente, una dieta a base de vegetales también producirá un mejor control de peso, mientras que una dieta rica en azúcar, golosinas, grasas, y bebidas azucaradas contribuye al aumento de peso.

Conclusión: La mujer debería realizar un examen clínico a partir de los 20 años, revisar la historia familiar y hacer exámenes periódicos, especialmente si tuviera los factores de riesgo mencionados anteriormente. De cualquier forma, el cambio de estilo de vida puede proveer protección contra el cáncer, especialmente el control de peso, una dieta rica en vegetales y frutas, el ejercicio físico y la abstinencia de alcohol y tabaco.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin