Noticias – Adventistas

Hildemar Santos

Hildemar Santos

Salud y Espiritualidad

Cómo prevenir enfermedades y tener una vida saludable.

Blue Zones (Zonas Azules) I

Zona Azul de Loma Linda, con el Drayson Center (academia de gimnasia) abajo y las montañas de San Bernardino al fondo.

Usted debe haber oído hablar de las “Blue Zones” (Zonas Azules). Son lugares alrededor del mundo donde las personas viven noventa años, cien o aún más, y de manera independiente, o sea, mantienen sus funciones normales sin la necesidad de ayuda de cuidadores o de medicamentos. En los días 2 y 3 de marzo de 2017 tuvimos el primer simposio internacional de Zonas Azules en Loma Linda. Estuvieron presentes investigadores de todo el mundo y expusieron sus descubrimientos sobre los centenarios que viven en esas áreas de longevidad.

Lea también:

Muerte precoz

Según uno de los más famosos especialistas en longevidad, el doctor Michel Poulain, muchas comunidades afirman que sus villas realmente tienen personas con edad avanzada y alta incidencia de centenarios. Pero, cuando esta incidencia se pone a prueba, especialmente con el certificado de nacimiento, no pasan la prueba. Para comprobar las zonas azules, Poulain y su equipo requerían el certificado de nacimiento oficial y lo comparaban con el certificado de bautismo de la iglesia local. Con esos datos consiguieron identificar cinco zonas azules: Okinawa (Japón), Cerdeña (Italia), Ikaria (Grecia), Nicoya (Costa Rica) y Loma Linda (Estados Unidos, que posee una significativa población adventista).

En el simposio se presentaron varios estudios científicos intentando identificar los factores de longevidad en esas zonas. Dan Buettner, reportero de la revista National Geographic, junto con Poulain, descubrió las Zonas Azules. Buettner escribió en su libro, Blue Zones, ocho* factores comunes a todos esos lugares. Vea abajo, con algunos comentarios extras de mi autoría:

  1. Dieta basada en plantas: No totalmente vegetariana, pero con poco alimento de origen animal. Entre los grupos de las Zonas Azules, solo los adventistas promueven el vegetarianismo o una dieta ovo-lacto-vegetariana, pero la carne es un producto raro en todas ellas. Los longevos de Cerdeña no consumen pescado, el cual se consume en poca cantidad en Okinawa. En casi todas las Zonas se consume leche y derivados, como el queso y el yogur, pero producidos con leche de cabra.
  2. El ejercicio moderado y natural: En la mayoría de las Zonas Azules el ejercicio principal es caminar, trabajar en la agricultura, o tener una vida físicamente activa durante el día. Los longevos de Okinawa tienen la costumbre de hacer una huerta en su patio, de donde sacan la mayoría de los vegetales que consumen. Los que viven en las zonas de Ikaria, Cerdeña y Nicoya están acostumbrados al trabajo en la agricultura o ganadería, y continúan con sus actividades aún a pesar de la edad avanzada.
  3. Propósito en la vida: Aun los centenarios tienen sus funciones y son respetados en sus sociedades. Los adventistas, que enfocan la Biblia, son enfáticos en su propósito al creer en la segunda venida de Jesucristo y en la vida eterna para todos los que lo aceptan.
  4. Apoyo social: Es muy común ver centenarios cuidando de otros ancianos, muchas veces, de menos edad. Cuando Dan Buettner visitó Loma Linda, entrevistó a la centenaria Margie Jetton, que estaba yendo al centro de ancianos de la ciudad donde era voluntaria. Los adventistas, como Margie, son famosos por su pot luck semanal, que se realiza en las más de 40 congregaciones alrededor de la ciudad, los sábados después del servicio religioso. Pot luck es un almuerzo del cual todos los miembros participan trayendo un plato especial.
  5. Apoyo familiar: En Cerdeña es común el almuerzo familiar semanal con cuatro generaciones sentadas a la mesa. Todos los miembros de la familia son respetados y aun los más ancianos son importantes. En general, los ancianos viven con las familias, que no los dejan vivir en hogares de ancianos.
  6. Habilidad de enfrentar el estrés: Todas las Zonas Azules tienen alguna forma especial de relajamiento como la oración, meditación, etc. Los adventistas consideran al sábado como fundamental para controlar el estrés. La religión y la filosofía de una vida más natural y sencilla constituyen uno de los mejores métodos de controlar el estrés.
  7. Pertenecer a un grupo religioso: Solo cuatro entre los 263 centenario entrevistados no profesaban una fe religiosa. Pero, la Zona Azul de Loma Linda tiene un concepto religioso más profundo. El secreto de los adventistas es el enfoque bíblico, siendo una de las religiones cristianas que más se aproxima a la profesada por los apóstoles después de la ascensión de Jesús al cielo.
  8. Regla del 80%: Comer hasta estar 80% satisfecho en cada comida, significa terminar con una comida sin tener el estómago totalmente lleno. Este hábito es solo uno de los varios que la zona Azul de Loma Linda promueve en sus tradiciones alimentarias relativas a la mecánica de la alimentación. El grupo también incentiva más tiempo de masticación, solo dos o tres comidas al día, cenar liviano y temprano en la noche, no ingerir líquidos con las comidas, etc.

Versículo para meditar:

“El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, y cualquiera que por ellos yerra no es sabio”. Proverbios 20:1. Una persona sabia, un científico sabio o cualquier persona que tenga sentido común se mantendrá lejos de las bebidas alcohólicas. Solo con pensar que las bebidas alcohólicas son las responsables por tres millones de muertes anuales en el mundo sería suficiente para combatir cualquier argumento en favor del alcohol.

*En verdad, son nueve los factores. Pero, el noveno no es común a todas las Zonas Azules, y mucho menos un factor que debería ser promovido, debido a sus riesgos. Me refiero al uso moderado de vino, que es común solo en las Zonas de Ikaria y Cerdeña, en Europa. Los adventistas no solo dan preferencia al jugo de uva sino que son activistas contra las bebidas alcohólicas. El alcohol está entre los cuatro factores principales  que causan enfermedades y consecuentes muertes en el planeta, junto con el humo del tabaco, la falta de ejercicio y la dieta inadecuada. La Organización Mundial de la Salud estima que aproximadamente tres millones de personas mueren cada año víctimas del alcohol.

 

WordPress Image Lightbox Plugin