Noticias – Adventistas

Felipe Lemos

Felipe Lemos

Realidad Enfocada

Datos y fechas analizadas bajo un punto de vista bíblico.

Viernes santo, ¿de la pasión o del autoanálisis?

es-necesario-mas-reflexion

Todos los días son para pensar en él como un Salvador. Alguien de quien nosostros dependiemos

El próximo 3 de abril de 2015 muchos latinos y habitantes de países con fuerte influencia de tradición religiosa católica romana celebrarán un feriado más. Una buena parte efectivamente no se dedicará a sus actividades profesionales. Muchos dirán que ni saben el motivo de un feriado prolongado. Algunos se arriesgarán a decir que tal vez sea debido al Viernes Santo. Pocos, quién sabe, harán asociación inmediata con la muerte de Jesús.

Bien, el hecho es que la fecha propiamente dicha del Viernes Santo o de la Pasión tiene su origen aparentemente en los astros y en las adaptaciones del calendario. Veamos. Según la tradición católica, es el viernes que antecede al día 14 de Nisán del calendario hebreo. Pero, ¿cómo se sabe que es en esa época del año en Occidente (generalmente entre el 20 de marzo y el 23 de abril)? El cálculo que se hizo en el pasado indica el primer viernes después de la primera luna llena del *equinoccio de otoño del hemisferio sur o el equinoccio de primavera en el hemisferio norte. ¿Pero al fin de cuentas es un día santo de la pasión o del autoanálisis?

En la Biblia no hay ninguna indicación de que sea un día santo, o separado especialmente por Dios. Solo el sábado recibe tal distinción, especialmente en los libros de Génesis, Éxodo, Isaías, entre otros. Analizando el libro sagrado del cristianismo, no hay mucho fundamento para afirmar que el viernes tiene algún carácter santificado.
Sobre la pasión de Cristo, vale solamente resaltar que no estamos hablando de una película de 2004 producida por Mel Gibson sobre los últimos momentos de Jesús antes de morir crucificado. La palabra pasión viene del latín passio –onis derivado de passus, participio pasado de pati, o sufrir. La palabra está ligada a los sufrimientos y finalmente muerte de Jesucristo, de acuerdo al relato de los cuatro evangelios en confirmación con diversas profecías del Antiguo Testamento (se destaca Isaías 53).
Pero me atrevo a decir que no es un día de pasión. ¿Por qué?

Porque Jesús realmente sufrió injurias, humillaciones y fue crucificado de manera desleal después de ser sometido a un juicio absolutamente tendencioso. Y lo peor: padeció emocionalmente y espiritualmente mucho más por causa de los pecados de la humanidad colocados sobre sus hombros.

Pero él resucitó, y de acuerdo a los capítulos 5,8, 9 y 10 del libro a los Hebreos, actúa como un sumo sacerdote superior en favor de cada uno de nosotros para remisión de pecados, y finalmente, también de juicio (basta hacer analogía con las profecías de Daniel 9 y algunos capítulos de Levítico).

Entonces, ya no está muerto, y ese día en que muchos de nosotros nos detenemos en nuestros trabajos, no puede ser recordado solo como día de muerte y dolor, porque el ministerio de Cristo no se restringió a ese acontecimiento. Fue más allá e irá más todavía. La Biblia asegura que él literalmente volverá. A eso sí lo podemos llamar ciclo completo.

No me quedo preso en las fechas cuando el asunto es reflexionar, pero parece que muchas personas sí. Entonces, para los que les gustan las fechas específicas para hacer un autoanálisis espiritual, tal vez el mencionado viernes santo o de la Pasión sea la fecha ideal.

Vamos a llamarlo viernes del autoanálisis espiritual, ¿qué tal?

Día de tener en cuenta la santidad de Dios, su llamado individual para cada uno a ser santo (separado) por él para ser salvo y ayudar a otros a encontrar la salvación por la gracia.

Día de recordar la pasión que Cristo tiene por mí y por usted también. El inmenso amor de alguien que no dudó en anularse y sufrir la muerte física para pagar los pecados. Algo mucho mayor de lo que la gente realmente puede comprender y digerir.

En mi infancia crecí viendo a la gente comer solo pescado y ayunar el viernes que antecede al domingo de Pascua. Y quedaba en eso la tal celebración de la fecha, nada más.
Pero yo veo la necesidad de algo mucho más profundo, más consistente y más duradero. La idea del autoanálisis espiritual el viernes 3 de abril de 2015 es solo un esbozo de lo que se debería hacer en la vida cotidiana. Elena de White, a quien admiro mucho por la coherencia de sus escritos, menciona en uno de sus libros que le haría muy bien al ser humano dedicar una hora por día para pensar en Cristo, y claro, en su sacrificio.

Pero no solo en el hecho histórico de su muerte, sus circunstancias y contexto religioso y político. Día de pensar en él como un Salvador. Alguien de quien yo dependo.
Hagamos un día diferente este próximo viernes de autoanálisis.

*El equinoccio: Época en que, por hallarse el Sol sobre el Ecuador, los días son iguales a las noches en toda la Tierra, lo cual sucede anualmente del 20 al 21 de marzo y del 22 al 23 de septiembre. (DRAE).

Noticias Relacionadas


Comentarios

  • Qué buen artículo. Que el Señor bendiga ricamente al hno. Felipe Lemos por sus artículos.

WordPress Image Lightbox Plugin