Noticias – Adventistas

Carolyn Azo

Carolyn Azo

Desafíos espirituales

Reflexione sobre las vicisitudes de la vida en su caminar diario con Dios y sepa que aún existe esperanza.

Tu ausencia marcó mi soledad

La felicidad de una vida que equivale a un “Te amo”, no a un “adiós”.

 

Nietos- Feliz cumpleaños abuelita. Si, si, si, si, te amo, abuelita.

Mamá- Que feliz me hacen estos nietos míos, si no fuese por ellos, creo que no valdría la pena vivir. Ya han pasado 20 años desde la última vez que vi a esa señorita, en el supermercado, ella me sonrió y me dijo que al salir me podía ayudar a cruzar la pista, sin embargo, cuando terminé de hacer las compras, y salí, no la encontré ¿qué será de ella? ¿Qué rumbo de la vida habrá tomado? La expresión de su rostro no era más que una sonrisa de amor sufrido, espero que le vaya bien-.

HijaMamá, no sé de qué me hablas, pero mis hijos y yo debemos irnos, mañana los niños tienen que ir a la escuela y deben ir a la cama temprano. No sé cuándo regresaré, a verte, pero ya hablé con la enfermera de turno, del asilo, ella estará al tanto de ti. Hasta la próxima”.

Corrían las 17:00 horas y Estefany, la hija de doña Dina, se despedía una vez más de su madre, ya que no la quería tener en casa por el “trabajo” que le daba la anciana, la hija, solía decir que su madre era una carga para ella.

Horas después

Enfermera– Llamen al médico de turno, la paciente Dina, acaba de tener un infarto al corazón, avísenle a sus familiares”, fueron las palabras de la enfermera, a las 2:00 de la mañana. El teléfono sonó cinco veces, en casa de Estefany, pero nadie respondió.

35 años antes…

Hija- Mamita, mamita, ¿quieres jugar conmigo?, papi como está muy ocupado me dijo que te dijera que juegues conmigo.

Mamá No hija, no tengo tiempo, tengo que hacer muchas cosas y aún no he terminado de enviar unos correos electrónicos para la compañía. “Mamá, nunca tienes tiempo para mí”, respondió, Estefany.

Los años pasaron y la linda Estefany, cumplió los quince años soñados. Tenía todo lo material que una adolescente desea pero le faltaba algo, amor.

Hija- Mamá, enviaron esta notificación de la escuela pidiendo que asistas a la reunión de padres. ¡Mamá! Papá, ya que mamá ni siquiera me presta atención ni me responde cuando hablo ¿Irías a la reunión de mi clase? De lo contrario no podré ir al viaje de estudios de este año”.

Papa- Estefi, dile a tu mamá, estoy muy cansado, ¿acaso no te das cuenta que no tengo tiempo ni para mí?

Reacción de la adolescente

Hija- Estoy cansada de depender de ustedes, si no fuera por mis amigos, creo que no valdría la pena vivir, no tengo padres, ustedes no me entienden, nunca me oyen, ni siquiera saben cómo estoy, ni como me siento al final del día…día, día, día…, el eco, del recuerdo, se fue apagando lentamente en la mente de la anciana de 79 años, entre sonidos de ambulancia y palabras de ánimo de los médicos. Dina pasó al descanso dejando una vida de secuelas en su hija. Nunca más recuperaría el tiempo que debió dedicar a la extensión de su vida, todo iría a ser sólo un recuerdo que pronto se borraría del tiempo, pero no de la vida de Estefany, una mujer que se sintió sola todos esos años, aunque estaba acompañada de sus padres, sin escuchar un te quiero o un te amo de parte de ellos.

En sus horas de agonía como una película, de imágenes por segundo, Dina, lamentó no haber dedicado tiempo a su hija y como consecuencia, mientras recibió ayuda, por los paramédicos, alcanzó a decir sus últimas palabras: “te amo, Estefi”.

El día del funeral, allí estaba la así llamada “Estefi”, agarrada del cajón, derramando su alma, al lamentar la pérdida de su madre.

Hija ¿por qué nunca te dije que te amo, mamá? Yo quería decirlo pero mi orgullo y mi odio por el tiempo que no me diste fueron más grandes que mi amor por ti. Pensé que pasarías más años conmigo, pero te fuiste sin que te abrazara.

¿Ya escuchó este tipo de historias? ¿Cuándo fue la última vez que les dijiste a tus hijos que los amabas? ¿Hijo (a), cuando fue el último abrazo cargado de amor que recibieron tus padres? La vida, es sólo un abrir y cerrar de ojos, dependemos totalmente de Dios para vivir y ser felices. Hoy puedes salir de casa, y jamás regresar a los tuyos. Tus seres queridos pueden perder la vida en cualquier momento, sin escuchar lo importante que son para ti. Aún no es tarde para expresarles cuanto los amas. Y si, es tarde, ama a los que tienes a tu alrededor. Si das recibirás más de lo que imaginas y serás más que feliz.

Éxodo 20:12 explica por qué debemos amar, honrar y respetar a nuestros padres, a pesar de que no hayan cumplido, la función que demandábamos de ellos. La Biblia dice lo siguiente: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se prolonguen sobre la tierra que Jehovah tu Dios te da”. A mi parecer esta maravillosa promesa me dice que mientras viva tendré salud y felicidad de parte del dueño de esos valiosos tesoros y sobre todo paz interior, al saber que cumplí mi función como hija (o), como madre o como padre. Si algo trágico le ocurriera a alguno de tus seres queridos, en este momento, ¿estarías en paz contigo mismo al verlo(a) sin aliento?

Los escritos de Elena de White, famosa escritora y cofundadora de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, exhortan sobre este tema y dicen lo siguiente: ” Cuán importante es que los padres den a sus hijos la debida instrucción desde los años más tiernos. Deben enseñarles a obedecer el mandamiento… Y los niños, a medida que crecen en edad, han de apreciar el cuidado que les dan sus padres. Deben encontrar su mayor placer en ayudarles”. —Manuscrito 129, 1903. (Conducción del Niño. Pág. 111.1)

La escritora sigue diciendo: “Honra a tu padre y a tu madre”—La obligación que tienen los hijos de honrar a sus padres dura toda la vida. Si los padres son ancianos y débiles, los hijos deben dedicarles su afecto y atención proporcionalmente a su necesidad… Debe enseñarse a los hijos a amar y cuidar con ternura a sus padres. Hijos, atendedlos vosotros mismos; porque ninguna otra mano puede hacer tan aceptablemente los pequeños actos de bondad que la vuestra puede hacer para ellos. Aprovechad la preciosa oportunidad que tenéis para sembrar bondades”. (Hogar Cristiano Pág. 328.1)

“Nuestra obligación para con nuestros padres no cesa nunca. Nuestro amor hacia ellos, y el suyo hacia nosotros, no se miden por los años ni por la distancia, y nuestra responsabilidad no puede ser puesta a un lado”. (Hogar Cristiano Pág. 328.2)

¿Qué cuentas rendiremos ante la corte de justicia celestial acerca del cuidado y amor hacia nuestros padres? “¿Será posible que haya hijos tan insensibles a los derechos de su padre y de su madre que no estén dispuestos a eliminar cuantos motivos de pena puedan quitarles al velar sobre ellos con cuidado y devoción incansables? ¿Será posible que no consideren como un placer el hacer que los postreros días de sus padres sean los mejores para éstos? ¿Cómo puede un hijo o una hija disponerse a dejar que su padre o su madre sean atendidos por manos ajenas? Aun cuando la madre fuese incrédula y desapacible, ello no eximiría al hijo de la obligación que Dios le impuso en cuanto a cuidar de ella”. (Hogar Cristiano Pág. 329.1)

Término diciendo: ámalos hoy, porque mañana puede ser demasiado tarde. Hoy es cuando puedes hacer la diferencia en vidas que en poco no las tendrás más contigo.

Noticias Relacionadas


Comentarios

  • Segundo

    Gracias Carolyn por la reflexión porque nos enseña a valorar lo mas precioso que Dios nos ha dado aquí en la tierra, nuestra familia. Oramos por tu ministerio y el del equipo de la DS. Feliz sábado.

  • Qué triste historia, me recuerda más o menos la mía, yo les digo a los padres que nunca abandonen a sus hijos y los dejen solos, a pesar que pueda ser necesario por el tiempo, el trabajo, etc. Es mejor vivir en miseria, pero juntos. Ese amor que se da a los hijos es irreemplazable, y los hijos crecen fríos y sin afecto a ellos. Esto me pasa, es dificil, lucho y peleo con mi orgullo. También les digo que no permitan que el orgullo arruine vuestras vidas limitando abrir vuestros sentimientos. Si lo logras, por favor dime cómo.

    Saludos, buen artículo.

  • mil

    Que hermoso Dios te pido q cada dia me hagas mejor hija nieta sobrina novia amiga y sobretodo que te ame siemore Dios mio. Gracias por esta promesa tan linda.

  • Caroldsa

    Gracias, Segundo. Dios te bendiga.

  • Caroldsa

    Dios te bendiga, mil. Sí se lo pedimos a Dios, Él nos transforma. Un abrazo.

  • Caroldsa

    Nunca es tarde, Edwin. Gloria a Dios porque nos usa para llevar esperanza.

  • Daniel Olano

    No se puede descarga

    • internetdsa

      Daniel, esos días estuvo con problemas el sitio de descargas pero el link ya esta válido para su descarga, gracias por escribir. 🙂

WordPress Image Lightbox Plugin