Noticias – Adventistas

Adventistas se unen a oposición de mutilación genital femenina

El 06 de febrero es el Día Internacional de Tolerancia Cero de la Mutilación Genital Femenina.

La adolescente Masai sostiene un cartel de protesta durante la marcha contra La Mutilación Genital Femenina (MGF) en Kilgoris, Kenia, el año 2007. Donde al menos 2 millones de niñas, cada año, corren el riesgo de sufrir MGF. El corte, que generalmente se realiza sin anestesia, puede traer consecuencias para la salud de toda la vida. [Foto: AP]

La adolescente Masai sostiene un cartel de protesta durante la marcha contra La Mutilación Genital Femenina (MGF) en Kilgoris, Kenia, el año 2007. Donde al menos 2 millones de niñas, cada año, corren el riesgo de sufrir MGF. El corte, que generalmente se realiza sin anestesia, puede traer consecuencias para la salud de toda la vida. [Foto: AP]

Maryland, EE.UU… [ASN] El 06 de febrero es el Día Internacional de la Tolerancia Cero a La Mutilación Genital Femenina, y los adventistas del séptimo día están entre los muchos grupos religiosos, organizaciones no gubernamentales y organizaciones que trabajan para poner fin a esta práctica.

La  MGF, a menudo llamada la circuncisión femenina, se practica en cerca de 30 países de África y Asia. Las adolescentes son sometidas a procedimientos que alteran intencionalmente y causan lesiones a sus órganos genitales por razones no médicas, a menudo como parte de una tradición cultural, o una ceremonia por mayoría de edad.

La MGF es a veces vista como un símbolo de estatus y algunos médicos dicen que controla la sexualidad y promueve la castidad. Sus efectos a menudo incluyen infección, dolor crónico e infertilidad. Las Naciones Unidas prohibió la práctica en el año 2012.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 140 millones de mujeres son víctimas.

Muchas personas, especialmente en los países occidentales, no son conscientes de la MGF y son a menudo un sacudido eléctrico para aprender de este. Los adventistas del séptimo día se oponen a la práctica, de acuerdo al documento adoptado por la Iglesia Adventista de Christian View of Human Life Committee el año 2000

” Nuestra Iglesia debería seguir buscando maneras allegadas para desalentar esta práctica, así como para educar sobre estos peligros “, dijo el Dr. Peter Landless, director del Ministerio de la Salud de la Iglesia Adventista en el mundo. “Es nuestro deseo que las mujeres jóvenes puedan desarrollarse en la forma natural que Dios las creó. ”

Landless instó respeto por la cultura y por la sensibilidad de aquellas que son víctimas de la intervención.

“Tal actitud o enfoque puede darles la sensación de que son menos que las personas normales. Además, hay millones de mujeres afectadas y hay que preocuparse para que esta cuestión termine por acabar en las culturas, en lugar de preocuparse compasivamente por el bienestar de las mujeres y su estatus en la sociedad”.

Heather -Dawn Small, directora del Ministerio de la Mujer de la Iglesia Adventista mundial, dijo que su departamento en la sede central y la de sus afiliados en las zonas locales continúan concientizando sobre el problema con el fin de acabar con el mismo

“Estamos haciendo lo que podemos para ayudar y curar a nuestras hermanas que han sufrido MGF a través de la creación de viviendas para las víctimas, llegar a las comunidades donde la práctica se perpetró en las adolescentes para ayudar a detener esta práctica mediante la educación”.

Un país donde la Iglesia Adventista ha trabajado para combatir la MGF es Kenia. El Centro de Rescate de Kajiado es una instalación de hogar y la educación de rescate de niñas que celebra la adolescencia con un rito alternativo. “Es como una bendición para muchas familias de muchos pueblos “, dijo Denise Hochstrasser, director de Ministerios de la Mujer de la División Inter – Europea de la Iglesia Adventista, que ayuda a patrocinar el proyecto.

Ya, el gobierno de Kenia ha trabajado para erradicar la MGF. En el 2001 la Ley de menores ha criminalizado el sometimiento de los niñas a la A / MGF, y la nueva Constitución, que fue aprobada el 2010, ofrece cláusulas destinadas a proteger a los niños de cualquier práctica cultural que es perjudicial para su salud.

La Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) también ha trabajado en Kenia con los proyectos de lucha contra la MGF a lo largo de los años. Un proyecto reciente ayudó a educar a más de 2.500 personas sobre el problema que atraviesan las adolescentes, sobre la cuestión de que las niñas interpreten canciones y parodias sobre la atribución a sus familias y a los funcionarios del gobierno. Además, la iniciativa ha capacitado a 189 entrenadores para trabajar con líderes de la comunidad y crear conciencia sobre el tema.

Este año, ADRA está llevando a cabo un programa llamado Programa de Empoderamiento de las adolescentes en el oeste de la provincia de Nyanza en Kenia. El proyecto ofrecerá un curso de habilidades de 10 semanas de duración, que incluye las relaciones sanas y los peligros de la MGF.

“Ser parte de los esfuerzos de la Iglesia en esta iniciativa mundial para hacer tomar conciencia de este problema es sólo una de las muchas formas en las que ADRA está comprometida con el empoderamiento de las mujeres y niñas de todo el mundo”, dijo Jason Brooks, gerente principal del programa de ADRA.

Además, el año pasado, en Alemania, el Hospital Adventista de Berlín abrió el Centro Flor del desierto, un centro de cirugía de reconstrucción de la MGF en colaboración con la supermodelo Waris Dirie, una de las defensoras más destacadas del mundo contra la MGF.

“Como siempre, la Iglesia Adventista busca restaurar la imagen del Creador para evitar la adición de pena y dolor a las que sufren”, dijo Landless, director de Ministerios de Salud de la iglesia. [Equipo ANN, Ansel Oliver]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin